47.000 empleados de la Junta y sus empresas deciden nueva representación sindical

 01·12·2014    Extremadura   

La Administración regional se verá condicionada en algo menos de seis meses por las elecciones autonómicas, pero más cerca en el tiempo está atenta a lo que vaya a ocurrir con otros comicios. El próximo miércoles, más de 47.000 empleados públicos de la Junta de Extremadura y de sus empresas públicas están llamados también a las urnas para decidir qué representantes sindicales quieren para negociar, por ejemplo, ofertas de empleo, el convenio colectivo de personal laboral (que ha caducado) o cuestiones salariales. Las elecciones sindicales, a la que se han presentado nuevas candidaturas como la del Sindicato Independiente Progresista, sirven para determinar 387 representantes de los trabajadores públicos.

Esos 387 delegados se eligen entre Administración general, personal docente (Consejería de Educación) y sanitario (personal estatutario del SES). CSI-F aspira a revalidar su primer puesto general conseguido hace cuatro años, cuando consiguió 103 de los 374 representantes (26% del total) en juego. De ellos, 133 correspondieron a Administración general de la Junta, 184 al SES y 70 a Educación.


Los empleados públicos disponen de al menos dos horas para votar, más tiempo si tienen que viajar

De forma particular, en Administración general CSIF logró 47 delegados, UGT, 39, CC OO, 31 y CGT, 18. En el SES, CSI-F obtuvo 35 representantes, los mismos que el sindicato de enfermería Satse, CC OO, 33, UGT, 31, Simex (médicos), 23 y Sae (auxiliares de enfermería), 14. Por último, en Educación, CSI-F consiguió 23 puestos, PIDE, 16, Comisiones y ANPE, 11 y UGT, 9.Hasta este lunes está abierta oficialmente la campaña electoral y los empleados públicos pueden votar el miércoles 3 a través de las más de cien mesas electorales dispuestas en los centros dependientes de la Junta. La mayor parte de los resultados se conocerán en la noche del 3, pero habrá que esperar al 4 para conocer los definitivos producidos en los centros de trabajo del Servicio Extremeño de Salud.

Se eligen, de un lado, dos juntas de personal en Educación (una para la provincia de Cáceres y otra para la de Badajoz); 8 juntas de personal en el SES, una por cada área de salud extremeña y, en Administración general, dos comités de empresa y 3 juntas de personal para funcionarios y laborales.

Los empleados públicos tienen, de forma general, dos horas para votar si lo hacen dentro del municipio en el que trabajan, a lo que hay que sumar otro tiempo añadido correspondiente al desplazamiento que deban realizar si vienen de otra localidad. En todo caso, los sindicatos enfatizan que los servicios públicos están garantizados para los ciudadanos.

«Se hacen turnos y no hay problemas con las plantillas para compaginar su derecho al voto con la atención a la ciudadanía, sobre todo en servicios más sensibles como los sanitarios o los educativos», expresa Miguel Díaz, secretario de Acción Sindical de CSI-F. «Está todo preparado para compatibilizar derechos. La experiencia de otros años es una garantía», añade Paco Jiménez, del Área Pública de CC OO.

Los sindicatos indican que la media de participación de los empleados públicos en estas elecciones ronda el 60%, un dato apreciable para las centrales sindicales al desarrollarse las votaciones en días laborales. En Educación suele ser más elevado el porcentaje de participación.

Estos comicios sindicales son especialmente relevantes para examinar la respuesta de los representantes de los trabajadores ante la Administración autonómica en una legislatura donde se han producido recortes de empleo y de salario y los servicios públicos se han visto afectados por la crisis.

«Veremos qué piensan los trabajadores pero creo que también esas elecciones pueden ser un termómetro para lo que viene después, para las elecciones de mayo, en función de si se eligen opciones sindicales más o menos defensoras de lo público y de las políticas hasta ahora seguidas», resume Jiménez.