28 S “Grito global por la despenalización del aborto"

 27·09·2018    Mujer   

 

En  España  las  opciones  de  planificar  de  manera  consciente  la  maternidad  con  información  
suficiente, la utilización de métodos anticonceptivos o la interrupción voluntaria del embarazo (solo
posible dentro de las 14 primeras semanas) son derechos regulados en la Ley Orgánica 2/2010 de
salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.

Aun   así   no   hay   igualdad   de   trato   para   las   identidades   no   normativas   que   reconoce   el   heteropatriarcado. Las farmacias pueden hacer objeción de conciencia no facilitando la píldora postcoital o preservativo. Una vez tomada la decisión de abortar si acudes a un centro médico has de
recapacitar durante tres días en casa. Las menores con 16 y 17 años tienen que ser autorizadas por
tutores  legales.  Pese  a  que  la  escolarización  obligatoria  prevé  enseñanza  religiosa  dentro de  un  Estado que se declara aconfesional, no se ofrece educación sexual.

Los sectores más rancios y conservadores desde sus élites machistas amenazan con volver a la ley
arcaica de supuestos para el aborto de los años 80

Teniendo en cuenta que 400 mujeres perdieron la vida en España en 1979 por serles practicados abortos clandestinos, CGT considera aberrante la  sola  propuesta  ya  que  intentar  instaurar  este  cambio  normativo  revela  una  clara  política  de  terrorismo de Estado contra las mujeres

A  lo  largo  y  ancho  del  mundo  muchas  mujeres  ven  limitadas  y  anuladas  sus  libertades  sexuales  y  reproductivas.  Por  razones  culturales  o  religiosas  están  obligadas  a  llevar  el  embarazo  a  término  aunque suponga poner en riesgo su vida, a pesar de habersido este contra su voluntad o incluso enel   caso   aberrante   de   una   violación.   Pueden   ser igualmente judicializadas,   represaliadas   o   encarceladas si el aborto es involuntario y espontáneo.

Desde CGT mostramos nuestra solidaridad con la pañolada verde que envuelve al planeta. Aunamos
nuestras voces al grito global de las mujeres. Esperamos hacer eco en la conciencia colectiva para
que nuestras hermanas y nosotras mismas no veamos reprimidas nuestras vidas, libertades sexualesy reproductivas.

Desde CGT exigimos que los gobiernos no hagan de nuestro útero un nicho de mercado sobre el que
ellos y sus intereses capitalistas nos exploten mercantilicen, impongan y prohíban.